¿Qué fucking es cinemapoem?

Existe una nueva gramática visual derivada de la tecnología. Estoy convencida de que el video que se repite en loop, es un mantra visual. Es una pequeña oración que sale de mi iPhone cada vez que mis dedos desesperados encuentran un imagen que me remite a la nostalgia del cine y me recuerda que no estoy filmando en ese momento. Y milagrosamente, produzco una pieza, un mantra que se repite y se repite y me llena de paz.

Después comencé a escribir los guiones de las películas que nunca existirán. Sin preocuparme por el presupuesto, las locaciones o si quiera si los actores están vivos o muertos. Escribo y nuevamente me libero creando y me lleno de paz. De la paz que ya no me produce participar en una industria misógina que sólo se interesa por las historias que producen dinero. Más dinero.

Eso es cinemapoem, el oasis de las películas que sueño.

En el 2017 a mis manos llegó una máquina de coser. Mi mirada y mis manos comenzaron a recorrer los vestuarios de las películas y las actrices que amo.

Cuenta la leyenda, que fue el vestido de saco de Balenciaga de 1957, lo que inspiró a Fellini para crear La Dolce Vitta. De acuerdo a su co guionista Brunello Rondi, “éstos vestidos de saco impactaban a Fellini porque hacían ver a cualquier mujer muy hermosa que podría, en cambio, ser un esqueleto de la miseria y de la soledad por dentro.”

Hoy la ropa es la segunda fuente de contaminación, después del petróleo. ¿Por qué? La “moda de la temporada” hace toda la ropa prácticamente desechable. El resultado es basura, desperdicio. La gente compra ropa que no le significa absolutamente nada para mantener el status quo y después la tira.

La moda es el capitalismo.

El periodista y ambientalista George Monbiot, ha logrado documentar con estudios psicológicos, la forma en la que el materialismo está relacionado con la depresión, ansiedad y el quiebre de relaciones. Es un comportamiento socialmente destructivo y también auto destructivo. Es un rasgo que puede afectar tanto ricos como a pobres y el que los investigadores definen como “un sistema de valores que se preocupa por las posesiones y la imagen social que proyectan.” Destruye la felicidad y la paz mental de los que se someten a él. Siempre se ha observado una co relación entre materialismo, falta de empatía, compromiso con los otros y falta de felicidad. Pero como Monbiot explica, estudios realizados durante los últimos años demuestran causalidad. Mientras la gente se vuelva más materialista, su bienestar – relaciones positivas, autonomía, autoestima, sentido de propósito – disminuye. Mientras se vuelven menos materialistas, aumenta.

Es importante enfatizar que no hace ninguna diferencia ser pobre o ser rico, ambos pueden ser susceptibles al materialismo. Es una aflicción social general, que nos ha sido impuesta por gobiernos, corporaciones y el derrumbe de las comunidades y la vida cívica y espiritual lo que nos está devorando desde dentro. Un mundo carente de significados fuera del capital.

En contraposición, el arte textil mexicano por ejemplo, contiene toda una cosmogonía.

En el Chinanteco, los símbolos hablan del origen del mundo, la vida y la muerte. Aparecen pájaros de dos cabezas. En algunas partes tiñen la tela de púrpura.

Los diseños mayas se basan en símbolos mágicos, describen su cosmovisión en sus rebozos, sus huipiles.

En la Huasteca potosina, existen dos prendas sagradas: el dhayemlaab teenek y el quechquémet. Es ropa que se debe bordar o mandar hacer cuando se casan y es ropa mortuoria, las acompaña cuando mueren.

En Veracruz se combinan hilos de distinto grosor dependiendo de la textura que se quiera conseguir, todo en relación a su cosmogonía, la tierra, sus rituales, sus ceremonias. espíritu del maíz, corazón de montaña, flor de viento, flor de muerto, árbol florido, universo, agua en movimiento.

En el arte textil mazahua, se habla de que los estados de ánimo son los que controlan al que teje la prenda y al que la porta. Hacen un rebozo de aroma, negro y con aroma de luto.

Los rarámuris transmutan el mundo mediante sus bordados. En las historias de sus textiles cuentan que en el principio de los tiempos, el diablo tenía en su piel todos los dibujos del universo.

Los huicholes, hombres y mujeres, elaboran una manta tejida que se llama quechquémetl. Le dejan huellas con figuras de peyotes y un poco de su sangre para sacralizar la unión entre agricultores, cargadores y recolectores.

Y esta no es más que una breve reseña de la rica cultura lejos del materialismo y el capitalismo.

Que la ropa que te cubra esté llena de significados, de sueños, de poemas.

Que la confeccionen manos te amen, que amen, que te protejan, que te quieran la piel. Que te acompañen por los caminos.

Que tus prendas te recuerden a tus ancestros, a tus mujeres, tan sensuales, tan parecidas a ti, a los hombres que las amaban con locura, a sus canciones, a las películas que veían tus abuelas.

Que cada tela te recuerde el momento en que la usaste, con quién estabas, con quién mirabas el horizonte, con quién hacías el amor, qué añorabas.

Que lo que llevas por dentro, sea la luz que ilumina todos los poemas que caminas por fuera.

Cinemapoem

Sandra Arau Esquivel